Las razones de mis amigos. Vicky Gazo

Democracia. (definición de la RAE)
(Del griego δημοκρατία).
1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.
2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.
Hoy volviendo a trabajar después de comer he coincidido con un compañero de trabajo y comentando la actualidad informativa, la pregunta era obligada,
“¿Vas a ir a votar el domingo?”
“No suelo votar… además me empadroné hace poco aquí y tampoco sé mucho como va esto” ha sido su respuesta.
“Deberías ir a votar, a quien quieras…, a nadie… pero acude a votar” mi consigna.
“Tienes razón… debería ejercer mi derecho como español, lo voy a pensar…”. Su inesperada respuesta
Me parece la mejor reflexión después de semanas de campaña, debates, programas e inflamas revolucionarias de izquierdas y de derechas, los lideres de los grandes partidos midiéndose en unas primarias ficticias, antiterroristas buscando un discurso perdido y manifestaciones ciudadanas de indignación y reclamo de un sistema alternativo.
Actualmente hay miles de presos en este país que tienen suspendido su derecho a elegir o ser elegido en procesos electorales, no hablo de los corruptos, los de la apropiación indebida, los banqueros millonarios… sino de los presos comunes; ese es el derecho que se suspende junto al de libre circulación cuando eres condenado por un delito. ¿Por qué la propia democracia considera el derecho al voto como uno de los derechos fundamentales del hombre y del ciudadano y la sociedad no? ¿Como queremos empezar a buscar otro sistema de gestión si no respetamos como sociedad el único instrumento que tenemos para hacer oír nuestra voz por encima de las de la prensa, los políticos, los tertulianos,…?
Tu opinión como ciudadano cuenta, es la única que cuenta, la que sea, incluso si no estás de acuerdo con el sistema tienes que participar de alguna manera para transformarlo, la democracia es así, un ciudadano, un voto; Utopia es la tierra prometida donde todos querríamos vivir pero para empezar ese camino hacia ninguna parte ya que la propia palabra encierra su destino, necesita que todos participemos y, hasta que no consigamos que el sistema cambie, el único instrumento real del que disponemos como particulares para hacer oír nuestra voz es nuestro voto, el arma más poderosa en democracia, más aún que cien acampadas al aire libre, que mil manifestaciones brindando al sol e, incluso, que las todopoderosas redes sociales que al final son lo que son, la nueva herramienta del poder para mantenernos entretenidos: útiles, SI productivas, TAMBIÉN, peligrosas, MUCHO, porque amparan con su anonimato a los cafres que quieren arruinar revoluciones populares y aprovechar para beneficio propio los movimientos civiles que surgen y tienen cabida dentro de la democracia.
Desde que los griegos inventaran el término democracia y articularan unos medios de participación para que fuera real el gobierno del pueblo, hemos sufrido como sociedad siglos y siglos de guerras, luchas por territorios, por imponer sistemas que se creían más apropiados, liderados por dioses, hombres, monstruos… para llegar al primer siglo donde las democracias consolidadas establecieran acuerdos de no agresión y los derechos fundamentales del ciudadano por encima de cualquier otro motivo para volver a entrar en guerra. Hablo del S.XXI, en el que nos encontramos, el primero sin guerras mundiales, donde las revoluciones tienen cabida sin llegar a las armas, donde hasta en lugares donde imaginábamos impensable un movimiento alternativo por el riesgo personal que conllevaba, la voz del pueblo se ha escuchado; donde la religión, el odio o el imperialismo ya no son motivos para traspasar fronteras ni para imponer pensamientos únicos. (Esta ultima afirmación con reservas, todavía quedan en el mundo dictaduras, fanatismos y demás egos sueltos)
Porque los que participamos en sociedad a través de los cauces habilitados por la misma también alzaremos nuestra voz el 22 de mayo, alta clara y sin titubeos, y como la democracia nos ampara a todos, los que estamos dentro y queremos el cambio seguiremos luchando, solo espero que los que optéis por la abstención el domingo, seáis conscientes y consecuentes con el resultado, porque al fin y al cabo es lo que es, abstención, no representación.
Resulta curioso que hasta los que llevan años propugnando otros sistemas (el comunista por ejemplo) tengan representación y luchen por un sistema más justo para todos dentro del actual, entonces… ¿cual es la fórmula mágica que entiendo que tenemos que buscar entre todos? ¿Aceptaremos las aportaciones de todos? ¿Haremos asambleas entre los 45 millones de ciudadanos para conocer las impresiones de todos? ¿Sabemos en realidad lo que queremos… o solo deseamos? Son preguntas que me surgen a raíz de lo que estoy viendo en la calle y que, de tener respuesta, amplían mis horizontes y hacen mucho más por la construcción y la convivencia de la sociedad en la que vivimos.
Espero que después de la experiencia vivida, en 2012 cuando lleguen las Elecciones Generales, las que de verdad pueden transformar sistemas y estados, tal y como la Constitución recoge, decidáis participar en el sistema democrático activamente y acceder a puestos de representación del pueblo soberano para empezar, JUNTOS, a hacer posible otro modelo de gestión desde la democracia real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s