Atreverse a soñar. No dejemos de hacerlo, nunca.

 

Estos días estoy participando de las fiestas del Barrio de Lavapies. 

Y quiero contar lo bello que me parece que aparquemos nuestras distintas luchas, para construir un común juntas.

Para hacer un barrio donde todes quepamos. No es fácil organizarse cuando tenemos practicas tan diferentes. Pero es bello que lo intentemos.

Como muy bien ha relatado el ABC, somos muchas y diversas las organizaciones que estamos en la plataforma de fiestas. Pero todas con un sentir común, queremos un barrio que sea un espacio para la vida. Unas plazas habitables, calles seguras, comercios de cercanía  y no gentrificacion impersonal.

Señales quienes somos

A muchas compañeras no las conocía, lo que me da una idea del  gran tejido social que tiene el barrio. Algo que tambien me da esperanzas pues si no nos rendimos, si seguimos tendiendo puentes, si seguimos  intentándolo podremos terminar con este sistema injusto.

Solo hay que mirar el Twiter de @fiestaslavapies para darse cuenta del curro que las vecinas han hecho para que las  fiestas oficiales sean mas vecinales. Como se ha intentado que la  diversidad del barrio este presente en las calles.
Seguro que hay  muchas cosas que se han hecho mal pero tenemos dos años mas para  mejorar.  Como me dijo Asier (compa de Bilbo que vino a visitarnos) tenemos dos años mas para ser el caballo de troya” que permita sentar las bases de una administracion menos  burocratica y mas al servicio de la vecinas.
Asi que preparese la  coorporación porque este año hemos aprendido mucho y soñamos con cambiar aun más las cosas para el proximo.
Precisamente la gran cantidad de curro y el ritmo frenetico de las fiestas nos lleva a olvidarnos del camino recorrido y, peor aun, de recordar y agradecer lo mucho y bien que hemos trabajado.
Por eso hago este post, por si luego no os lo digo, GRACIAS VECINAS, por intentarlo. Por no ceder al desaliento que provoca estar  con personas que piensan y hacen diferente.

Porque, como una vez le escuche a mi admirada Amaia Pérez Orozco, tenemos que permitirnos soñar otras formas de construir el común. Porque si soñamos y lo intentamos podemos cambiar las cosas.  Ella lo explica mejor, os recomiendo conocerla.

Y me voy a atrever a soñar, a seguir soñando. Voy a soñar, por ejemplo, con un próximo año que nos permita trabajar juntas a Cabestreros de Arriba y Cabestreros de Abajo.
Primero porque nos gusta estar juntas y tenemos la suerte de ser vecinas todo el año.
Segundo, porque nos necesitamos. Nuestra diversidad nos une, nos hace más fuertes colectivamente y más sensibles entre nosotras.
La tensión entre acción institucional y  accion autogestionada no debe hacer que nos sintamos lejanas.
Pues, como  dice Amaia, retroalimentemos nuestros discursos y nuestras practicas para conseguir ciudades donde el buen vivir sea para todes.
Y un primer paso hacia este buen vivir es atreverse a soñar y a intentarlo una y otra vez. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s