Barril solidario jueves 20. Contra la violencia machista.

Texto del colectivo feminista  Vecinas de Lavapiés,

El sábado 8 de abril hubo un intento de asesinato en nuestro barrio. Lo que en muchas ocasiones es visto como ajeno, como algo lejano de lo que te enteras en la prensa o por la tele, estaba de pronto aquí, violencia ejercida por alguien, un hombre, que caminaba entre nosotras, que consumía en nuestros bares y tiendas, que habitaba nuestras calles y que, ahora, atacaba a nuestra vecina. La agresión fue en plena calle, la respuesta lo ha sido también, y no ha hecho más que empezar.

 El agresor rompía una orden de alejamiento y las instituciones públicas fallaban en la aplicación de la orden de protección hacia nuestra vecina. Quisimos juntarnos para dejar claro que Lavapiés es, continúa siendo, un barrio con fuerza, un espacio donde existe red y donde ninguna vecina está, ni va a estar, sola: juntas somos barrio, juntas somos resistencia y no nos vamos a callar. La acogida ha sido, está siendo, espectacular: empezamos a contar la agresión en fruterías, peluquerías, bares y tiendas diversas y vimos la preocupación real de las y los vecinxs, la voluntad de mostrar cercanía y una respuesta clara: no estás sola.

La convocatoria se preparó en menos de 24 horas por vecinas que tomaron la iniciativa de responder, tuvo lugar a las 19.30 en la plaza de Lavapiés y desbordó nuestras expectativas: estábamos en plena semana santa, con mucha gente fuera y, sin embargo, una multitud de vecinas y vecinos de distintas edades, culturas, personas de otros barrios y lugares… se iban juntando para mostrar su repulsa al agresor, para dejar claro que este tipo de violencia, o la complicidad frente a la misma, no se permite en nuestras calles. ¿Qué hacer con la conmoción, la rabia, el dolor o la tensión que sentimos al enterarnos de lo sucedido? Hacerla común, resistencia y respuesta: juntarla, compartirla, convertirla en red.

A veces, se utiliza la expresión «patio de vecinas» para hablar de un espacio donde se «cotillea» y la gente se «mete donde no le importa», pero nosotras reivindicamos el patio y el resto de espacios vecinales como espacios de cuidados y apoyo mutuo. Con respeto a la intimidad y autonomía ajenas, claro, pero si a mi vecina le trata mal su pareja, a mí me importa. Desde el grupo de Vecinas de Lavapiés, hemos comprobado varias veces que en este barrio aún nos preocupamos por nuestras vecinas y queremos que esto siga sucediendo. Pero para eso debemos hacer del barrio un gran patio de vecinas en donde poder encontrarnos, mirarnos a la cara y hablar de lo que nos pasa y, por ello, es importante que estemos conectadas, organizadas y alerta. Ante su violencia, nuestra solidaridad.

Y seguiremos juntándonos y acompañándonos. Estaremos vigilantes porque nos hacemos falta, porque frente a la falta de actuación de las instituciones y frente a la normalización de la violencia y el machismo lo único, lo mejor, que podemos hacer es mostrarnos fuertes y juntas. Porque no estamos solas y, si atacan a una, respondemos todas: si atacan a una, Lavapiés responde. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s