La tecnología no debe servir para excluir a nadie

Como seguro que ya sabéis las que habitais en Madrid, en un salto de modernidad han sacado la Tarjeta Multi de trasporte . Se supone que es para facilitar TODO.

Yo que pensaba que lo único malo que tenía, era que podían rastrear nuestros viajes si la recargas con tarjeta de crédito. Por descontado los puestos de trabajo que la tecnologización destruye. Y una cierta obsesión por que todo lo hagamos con máquinas y no con personas. Pero cual es mi sorpresa que ademas discrimina a las mas precarias.

La tarjeta vale 2 euros ( no me sirve que me digáis que hemos podido sacarnos por Internet de forma gratuita. Aunque no lo creamos no todas tenemos acceso a Internet) y no puedes sacar billetes sueltos. En resumen. Si tu llegas con 1,50 euros, no te montas en el metro. No importa donde tengas que ir o la prisa que tengas.

Hoy he visto como un vecino desesperado, que ademas no hablaba mucho español, no solo no podía montarse en el metro porque no tenia dinero para comprarse la tarjeta, si no que nadie le da una solución.  Y el único protocolo que tiene el personal del metro es repetir una y otra vez TIENE QUE COMPRAR LA TARJETA.

Así que la indignación se ha apoderado de mi.  Obviamente el vecino se ha montado en el metro. Pero cuantas personas se quedaran sin poder hacerlo, solo porque nuestras administraciones olvidan la precariedad de la vida. ¿En serio es mucho pedir que durante unos meses mientras las personas transitan hacia esa supuesta modernidad, se puedan sacar billetes sueltos, tengas tarjetas gratis para casos así  o incluso poner personas que hablen varios idiomas para atender al público?

Soy muy fan de la tecnología, pero no cuando sirve para discriminar. En serio que las instituciones, gobiernos y demás estructuras de este sistema, no me representan.

 

Anuncios

Mis vecinas Hackers

Primero contaros que Hacker  es una persona que aprende  como funcionan las cosas y luego  si puede, las mejora o las cambia.

De porque se usa esta palabra para criminalizar, es de lo que quiero que vaya este post. Mucho mejor te lo cuentan las vecinas de Autodefensa Informática .En Radio Almaina. Por cierto si estas pensando en donar en algún proyecto, ellas aceptan madrinas y hacen un curro imprescindible.

Seguir leyendo “Mis vecinas Hackers”

Mi 65 edición del Zinemaldia

Un año más, la vida me regala poder estar en el Zinemaldia. Es un privilegio bello por el que estoy agradecida.

Este año quiero hacer una mención a las personas que hacen que sea posible.  Más de 600  personas que curran más allá de la obligación. Un festival donde el trabajo de  las voluntarias es imprescindible. Donde todos los puestos son importantes. Desde las personas que cuidan de los accesos, a las que proyectan las películas. Las personas de producción que están todo el día de aquí para allá, las que atienden las redes sociales, las que graban lo que ocurre para poder hacer vídeos. Las que fotografían el minuto a minuto.  Las que ponen la alfombra roja, las que atienden a las invitadas. Las que conducen los coches. Las que hacen los contratos y las cosas administrativas. Las que subtitulan para que todas nos entendamos, las que traducen simultáneamente para acercarnos a nuestras estrellas. Las que seleccionan las películas. Las que coordinan y dirigen los departamentos. Las que manejan los ceros y unos en esta era digital.  Las que hacen la web (gracias a la cual estoy aquí).

Espero no dejarme a nadie porque de verdad pienso que es un curro de equipo, en el que si no están todas no funciona.

Las prisas y las exigencias del directo no nos dejan ver el trabajo tan maravilloso que se hace.

A todas y cada una de las personas que ponen su ilusión en que las ediciones salgan, muchas gracias.

Os cuento lo que he visto y lo que me ha parecido. Como todos los años ya os digo que no soy una buena critica de cine, ya que me parece un trabajo muy difícil,  hacer películas, por lo que merece todos mis respetos.

Además creo que las críticas de pelis no tendrían que existir, porque lo que a mi no me llega, puede que a ti te parezca una obra maestra. Todas las películas merecen ser vistas aunque sea solo para ser olvidadas.

En la web podéis ver Fotos, Videos, Ruedas de prensa. Y como no el Palmares. Casi como si estuvierais en San Sebastián.

Un aviso, este año he descubierto que al cine le exijo, para decir que me gusta, que no perpetúen estereotipos dañinos. Así que no os fíes mucho de estas críticas cinematográficas. Ya que no tengo muy claro que sea justo lo que le pido a las películas.

Seguir leyendo “Mi 65 edición del Zinemaldia”

Nuestra vecina, la tortuga.

Ayer llego una alarma de apoyo mutuo para una vecina en Lavapiés.En este caso era una tortuga que había caído desde una terraza.  Estaba mal herida así que el dispositivo de sororidad se disparó. Y hablo de sororidad porque fueron los colectivos feministas,  El bate morado y Vecinas de Lavapiés las que activaron la alarma.

Hoy quiero rendir un homenaje a esta forma de vivir los barrios.

Pensar que todas importamos y que es necesario cuidar las unas de las otras por encima de las prisas, la precariedad o el individualismo.

Y hablo de precariedad porque curar a Bate ( nombre puesto a la tortuga de forma transitoria, para hacer ficha en la veterinaria) costaba 80 euros. Pero las vecinas, aun sin tener el dinero, pensaron primero en su recuperación y después en como recolectar esa pasta.

Y así fue como llego un mensaje alegre pero contundente de recaudación.

La buena noticia, es que la human@ que vive con Bate, cuando regreso a casa y vio lo sucedido, fue rápidamente a por ella y se hizo cargo de todo. Y nos llegó este mensaje.

 

URGENTE!!!

Bate ha encontrado a su human@ así que se cierra el crowdfunding.
De parte de Bate y las bateadoras damos las gracias a todas las compas que os preocupasteis por Bate.

Le queda un mes de antibióticos pero ya está bien y feliz.

Gracias a todas! 
#Pásalo

Este es el barrio donde yo quiero vivir. Donde todas importamos y donde el apoyo mutuo sea lo que nos salva la vida.

Gracias Bate Morado y Vecinas de Lavapiés por cuidar de la vida.